CONFIANZA RADICAL CON VIDAS OCUPADAS

¿EN DONDE TE ANCLAS CUANDO LAS COSAS  SE PONEN REVUELTAS? Yo me anclo en la confianza radical aunque tenga una vida ocupada. Porque los momentos de adversidad son las mejores oportunidades para confiar.

Pero antes ,  vamos a darle contexto.

Se te presenta una situación más o menos prevista que te invita a decidir.

Tomas una decisión y la vida sigue su curso consecuente.

Las cosas se sacuden y el mar se pone revuelto

¿A QUE TE AGARRAS EN ESOS MOMENTOS?

Porque sinceramente creo, que los mayores aprendizajes de nuestra vida vienen de esos instantes y de lo que hacemos, de manera consciente o inconsciente.

Como todas, pase muchos años de mi vida sumida en el victimismo y culpando a los demás (sea jefe-novio-amigas-socio-compañeros) de lo que me pasaba. Me lo hacían “a mi”.

Y aunque mi papel nunca fue melodramático, si me quedaba  dándole vueltas al asunto una y otra vez.

Cuando estamos en ese estadio generalmente:

  • No vemos nuestra responsabilidad en la decisión que hemos tomado y por mas que nos hayamos equivocado, tenemos un velo que nos impide mirarnos con sinceridad.
  • Parece que todo ronda alrededor de nuestro pesar, malestar, sentir y nos volvemos una especie de aspiradora que traga la atención de los demás.
  • Nuestra mente nos repite en un parloteo incesante que nos hemos equivocado y nos tortura diariamente imaginando “que hubiera pasado si…” o “como seria si”.
  • Nuestro cuerpo manifiesta este desequilibrio de alguna manera, con desarreglos, insomnios, abatimiento, sueño, migrañas, etc.
  • Puede que nos envolvamos en una arrogancia que trata de tapar la vulnerabilidad que nos recorre en esos momentos

¿Te ha pasado?

Cuando nos colocamos en ese papel de victima “a la que le suceden las cosas”, solo vemos culpables y nos agarramos a la esperanza infantil de que sea “otro” o “algo” lo que mágicamente nos quite ese problema de encima.

Y como la solución mágica no llega, entonces seguimos en el bucle del resentimiento y el victimismo.

Es agotador y muchas personas se pasan la vida entera asi.

Hace muchos años, tuve el honor de que mi actual pareja fuera lo suficientemente valiente para decirme “o aceptas la situación como es o te vas o haces algo para cambiarlo, pero deja de quejarte todos los días por lo mismo”.

En ese entonces yo estaba dale que dale contra el jefe que tenia y fue ese “sacudon de amor y realidad” lo que me dio el puntapié para irme de ese trabajo y luego, formar mi propia empresa.

Han pasado muchos años y muchos otros momentos en los que me he sentido asi y ya solita me he “llamado a la adultez” como me gusta decirlo, pero ahora corro con ventaja.

Porque cuando tomamos las decisiones ancladas en nuestra verdadera sabiduría interna, sabemos y sentimos que es lo correcto aunque no veamos todas las piezas del camino.

Sabemos con certeza que estamos siendo guiadas, sostenidas y amparadas por una energia mucho mas grande (llamala como quieras).

Y, entonces, en los momentos en que el agua se pone revuelta yo me anclo en mi CONFIANZA RADICAL.

No tengo que saberlo todo.

No tengo que tener todas las respuestas

No tengo que tener los motivos

Si mi autoridad interna me ha llevado hasta ahí, es porque es lo correcto  y he vivido demasiadas confirmaciones como para creerle ciegamente.

Esa confianza radical me llena de paz, de calma, de seguridad.

Aun cuando la situación sea desafiante, dolorosa, inquietante, incierta hasta los huesos y me caigan lagrimas por los ojos.

Me aferro a la confianza radical, al amor y a mi verdad interior. Y ese anclaje es el que me ha permitido convertirme en quien soy hoy, creciendo paso a paso en medio de los tsunamis de la vida real.

Eso es posible para vos también.

Asi que, la reflexion de hoy es invitarte a que observes a donde te estas parando a la hora de tomar decisiones. Existe otra manera de vivir la vida.

Y si realmente queres descubrir con certeza, firmeza, seguridad e intimidad la voz de tu autoridad interna será un honor acompañarte. Podes reservar tu LLAMADA DE CLARIDAD Y COMPRENSION PRÁCTICA aqui.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.