COMO CONTRIBUIR SOLIDARIAMENTE

¿QUE ES LO QUE SI PODES HACER?

Esta semana me sucedió algo muy impactante para mí y quiero compartírtelo. Porque muchas veces no sabemos como contribuir solidariamente desde nuestro lugar y posibilidades.

Primero, debo contarte algo de mi historia para que puedas comprender mejor.

A mis 16 años ingresé a un voluntariado que trabajaba en el Hospital de Niños de mi ciudad, acompañando a niños oncológicos y leucémicos. Este hospital era la mejor sede que había en la provincia para estas enfermedades, por tanto venían muchos niños de ciudades del interior y tenían que quedarse por varios días. Ya sea por análisis o por tratamiento.

En ese voluntariado del que formé parte varios años, comprendí muchas cosas importantes. El impacto de la muerte, el valor de un gesto de amabilidad, el poder de la solidaridad y la bondad de los corazones. También encontré amistades que se transformaron en hermanas que me acompañan hasta el día de hoy.

Fueron años de encuentro, aprendizaje y crecimiento. En una primera época hacía las “visitas” a los niños del Hospital, es decir, iba un par de días a la semana a jugar con ellos y acompañarlos. Luego de varios hechos difíciles de gestionar para mí, decidí seguir pero desde otro lugar, en la generación de recursos para que la Organización siguiera adelante o incluso cocinando la comida que le hacíamos llegar a los familiares del niño. En fin, fui rotando.

Luego, la vida, la universidad y los trabajos me fueron llevando por otros lados.

Hoy después de 12 años, puedo volver a contribuir con niños hospitalizados, pero de una forma súper diferente. Hoy contribuyo como mentora del equipo directivo de una Fundación que se encuentra en España “MAMAS EN ACCION” (te digo el nombre para que puedas seguirlos y apoyarlos también)

No puedo explicarte los recuerdos que esta decisión ha despertado en mí.

Hoy, como madre, no puedo pensar en esos niños internados solos, sin que el corazón se me haga una piedra. Por eso, desde donde estoy, contribuyo con lo que tengo. Para que esta Fundación increíble siga creciendo y tal como dice su fundadora “no haya ni un solo niño solo”.

Te cuento esto, porque a veces nos sumergimos en nuestro día a día y nos olvidamos del impacto que nuestras decisiones y acciones puedan tener para otro.

Para esos niños, que esas voluntarias estén ahí apapachándolos es EL MUNDO ENTERO. Y yo no puedo estar ahí, no solo porque no vivo allí sino porque con una peque estoy enfocando mi apapacho a donde me toca ahora.

Pero SI PUEDO contribuir con mis conocimientos para ayudar a la fundación y que esta, siga desempeñando su labor.

Así que hoy te invito a que te eleves de tu vida por un momento como un globo aerostático y observes :

¿Cómo puedo contribuir con los demás?

¿A dónde puedo y me interesa dejar mi granito de amor?

¿Qué es lo que SI PUEDO hacer?

No subestimes el valor de las pequeñas acciones, porque justamente son esas las que pueden cambiar el rumbo de una vida. Todos podemos contribuir solidariamente desde nuestra realidad.

Te envío un fuerte abrazo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.